Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
LUISDAMOTOR

El cuadro de instrumentos digital. ¿Es una ventaja o un inconveniente?

En éste post quiero tratar una de las tendencias del momento: LA DIGITALIZACIÓN DE LOS CUADROS DE INSTRUMENTOS.

 

 


La tecnología va evolucionando a un ritmo imparable. Los fabricantes de vehículos cada vez desarrollan nuevas tecnologías para ser adaptadas a los nuevos vehículos.  Unifican éstas tendencias incorporando a los salpicaderos de sus nuevos coches  grandes pantallas donde la mayoría de los mandos se concentran en una o varias pantallas táctiles para mejorar el diseño y la conectividad, creando un entorno más minimalista y "futurista". 

 

He podido comprobar como la ausencia de la mayoría de los botones físicos ha sido la tónica general en numerosos fabricantes. 

 

Llevo años probando coches de todo tipo y, respecto a este tema de sustituir mandos físicos y botones por pantallas, mi opinión es que no vamos en la dirección correcta. ¿Qué queremos entonces?. Las botoneras en los coches deben estar agrupadas en un lugar cómodo y ergonómico para el conductor y las pantallas situarse en un lugar que no le haga perder la visión de la conducción. Todo ha de estar estratégicamente situado para que lo podamos accionar, incluso sin mirar. 

 

Cuadro de instrumentos analógico

 

Lo último que he visto ha sido en dos marcas premium alemanas y en un fabricante francés, donde el ajuste del climatizador y de las salidas de aire manual se hace mediante el acceso de la pantalla táctil, es decir, que para mover la orientación de las rejillas de salida de aire ó incluso cerrarlas, así como subir ó bajar la temperatura deseada se realiza mediante pulsaciones en la pantalla táctil, como si estuviéramos usando nuestro smartphone. No sólo me parece absurdo, sino que distrae mucho más que cuando se manipulaba mediante la forma tradicional

 

Antiguamente los salpicaderos de nuestros coches no contaban con lo que hoy denominamos infoentretenimiento. Teníamos un cuadro de instrumentos con las informaciones necesarias, es decir, velocímetro, cuentarrevoluciones, nivel de combustible, temperatura del sistema refrigerante del motor, cuentakilómetros y cuentakilómetros parcial. Lógicamente, también todos los testigos luminosos del coche. En algunos coches más modernos, además, podíamos ver el consumo actual y medio de combustible. 

 

En el salpicadero había una pequeña pantalla que mostraba la fecha, la hora, la emisora de radio sintonizada en ese momento o el número de la pista del CD, si es que nuestro coche ya contaba con reproductor de CD. Para gestionar la radio teníamos cinco o seis botones para las emisoras memorizadas, ruleta de volumen, cambio de frecuencia manual y salto de la siguiente canción y algún ajuste más; pero todo muy básico y simple. 

 

Tablero de instrumentos digital

 

Más abajo, normalmente en la parte baja de la consola central, se ubicaban los mandos para el sistema de climatización. Los coches más generalistas que montaban aire acondicionado manual, contaban con tres ruletas: una ruleta nos servía para regular la velocidad de soplado del ventilador interior, otra para las trampillas de aire frío y caliente y una tercera ruleta para seleccionar por dónde queríamos que saliera el aire (media altura, luneta, pies…). Con otros botones activábamos o desactivábamos el compresor de aire acondicionado, la recirculación de aire y la luneta térmica trasera. 

 

Poco a poco los coches han ido avanzando, dotándose de más tecnología, incorporando centralitas  más inteligentes y rápidas a la hora de actuar. Todos los sistemas del coche se comunicaban entre sí y compartían sus informaciones. Temperaturas de sistemas de motor, si el aire acondicionado estaba activo, marcha engranada, posición del acelerador, ángulo de giro del volante, etc... 

 

Todo ello contribuyó enormemente en la seguridad, en confort y en materia de eficiencia. 

 

En ésta década las pantallas en el centro del salpicadero, que aunque en un principio tenían como principal función mostrar el navegador, poco a poco fueron incorporando más y más sistemas. Las  primeras tenían unos botones físicos alrededor de la pantalla para llegar a los menús principales como navegación, radio, teléfono, etc. Más tarde,en la mayoría de ellas, los botones también fueron eliminados.

 

Cuadro de instrumentos digital

 

Las pantallas centrales cada vez iban teniendo más importancia. Además del navegador o el equipo de sonido, se podía gestionar distintas funciones del vehículo, consultar datos como eficiencia de nuestra conducción, ajustar iluminaciones interiores, datos sobre el comportamiento del vehículo y muchas opciones más. 

 

Lo que me llama la atención profundamente es, que por un lado se está avanzando muchísimo en sistemas de seguridad activa como el mantenimiento de carril o el control de crucero adaptativo, ABS, ESP,  la frenada de emergencia automática, el sensor de presencia en ángulo muerto y por otro lado se está innovando una tecnología que provoca distracciones a la conducción.

 

En éste último año, los cuadros de instrumentos que incorporaban unas pequeñas pantallas con datos relevantes sobre el viaje, cuentakilómetros parciales y sus respectivos consumos medios, velocidades medias, tiempos de viajes, autonomía de combustible, información sobre la radio o la carpeta multimedia del USB, llamadas telefónicas, etc, han pasado a ser pantallas 100% digitales, con manejo sencillo desde la botonera del volante, mostrando una excelente visibilidad, con la posibilidad de personalización "a gusto" del usuario.

 

 

Todo esto, bajo mi punto de vista, también puede llegar a despistar y además, no están adaptadas a todo tipo de usuarios, ya que hay personas que necesitan una adaptación mayor por no entender tanta cantidad de tecnología.

 

CONCLUSIÓN

 

Está claro que los coches que cuentan con éste tipo de tecnología cuentan con una mayor apariencia, pero no deja de ser un avance estético que, para mi humilde opinión, está reñido con la seguridad. Mientras se manipulan éstas pantallas provoca que la concentración se pierda durante un breve instante. Hay que tener en cuenta que, según estudios, a una velocidad de 120 km/h se recorren 33,3 metros cada segundo, es decir, se recorrerían más de 100 metros manipulando todos estos sistemas digitales y sin prestar atención a la conducción. 

 

Y ahora unas preguntas: ¿es tan necesario que un coche nos informe del tiempo, noticias o eventos de día, de la temperatura en la ciudad de destino? ,¿y que lea los whatsapp recibidos mientras conducimos? . Yo pienso que NO.

 

Hace pocos años nos centrábamos en conducir, y punto. Ahora todo está enfocado al confort y a la conectividad olvidando la principal acción cuando nos introducimos en un coche: CONDUCIR.

 

Con éste planteamiento quiero dejar clara una cosa: Todo avance se ha diseñado para hacernos la vida más fácil a bordo de nuestro vehículo, pero esa INTRUSIÓN de sistemas y aplicaciones periféricas que no se encuentren relacionadas con la conducción, no deberían estar accesibles mientras el vehículo se encuentre en marcha. La distracción provoca accidentes y nos puede costar la vida y la de los demás.

 

¡Espero que os haya resultado interesante!. Hasta la próxima.

 

Autor: Luis Daniel Álvarez Calderón
LUISDAMOTOR 
13/04/2019

 

 

 

Compartir este post

Repost0
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post